ECONOMÍA - NACIONAL

Luis Caputo confirmó el acuerdo con el FMI y «anticipó medidas más duras» si el Gobierno no consigue la ley ómnibus

11.01.2024

El ministro de Economía dio precisiones sobre el desembolso que recibirá la Argentina; “No es plata nueva”, afirmó; adelantó que el Fondo está abierto a un nuevo acuerdo

Luis Caputo confirmó el acuerdo con el FMI y  «anticipó medidas más duras» si el Gobierno no consigue la ley ómnibus

El ministro de Economía dio precisiones sobre el desembolso que recibirá la Argentina; “No es plata nueva”, afirmó; adelantó que el Fondo está abierto a un nuevo acuerdo.

El Ministro de Economía, Luis Caputo, confirmó el miércoles por la noche que si el Gobierno no obtiene la ley ómnibus habrá medidas económicas más duras. Fue durante la conferencia de prensa en la que confirmó el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que incluiría un desembolso de US$4700 millones, sujeto a la aprobación del directorio. “Hemos llegado a un acuerdo en el marco de la séptima revisión del programa de facilidades extendidas”, dijo el funcionario acompañado por el presidente del Banco Central, Santiago Bausili.

No obstante, Caputo agregó que si la ley no pasa sería “una muy mala noticia para todos los argentinos”. “Eso no implica que volvamos a la meta de la administración anterior. Aun si no pasara extremaríamos los recursos para cumplirlo [el acuerdo]. En la Argentina esa es la raíz del problema, nuestro compromiso con la gente fue resolver el problema y no seguir engañándonos”, explicó.

“Este no es un acuerdo nuevo. Se ha reflotado el anterior que estaba caído por el incumplimiento de las metas. Reflotar este acuerdo requería un mayor compromiso para compensar lo que fue la pérdida de credibilidad ocurrida en los últimos dos trimestres”, enfatizó Caputo.

Además anticipó: “A finales de enero se mandará el acuerdo al board con las nuevas metas. Esto podría implicar un desembolso de 4700 millones de dólares, que no es plata nueva. Es la plata para pagar los vencimientos de capital ocurridos en diciembre y el que vendrá en abril”.

El nuevo entendimiento, el primero que cierra el gobierno de Javier Milei con el Fondo, llega luego de varias semanas de negociaciones y de una misión técnica de funcionarios del staff a Buenos Aires para terminar las negociaciones con el equipo que dirige el ministro de Economía, Luis Caputo. El acuerdo fue confirmado por el FMI a través de un comunicado, pero está sujeto a la aprobación del Directorio Ejecutivo del FMI conocido como board.

Caputo precisó que el Fondo estaría dispuesto a negociar un nuevo acuerdo en el futuro: “Si eventualmente quisiéramos pedir nuevos préstamos, el Fondo está abierto, pero nosotros creemos que es hora de que el país resuelva sus problemas financieros solucionando sus problemas estructurales de fondo, que es su adicción al exceso de gasto público, al déficit fiscal que es en definitiva lo que termina generando todos los problemas que la sociedad después sufre. Tenemos plena confianza en que la medida que estamos tomando nos van a conducir por el camino correcto”.

Sin embargo, desde la sede del Ministerio de Economía, el ministro insistió en que la idea es no tener que volver a tomar préstamos a ningún organismo: “El programa no incluye tomar nueva deuda. En definitiva, la deuda que se toma solo obedece a que el país gasta más de lo que recauda. Estamos tratando de que no haya ya déficit y no tener que pedirle ya plata a nadie, no vemos necesidad de incluir ese tema”.

Por su parte, Bausili consideró que hubo buen diálogo con la comitiva enviada por el FMI y liderada por los economistas Luis Cubeddu y Ashvin Ahuja: “Venimos trabajando desde el comienzo de la gestión en tratar de realinear este programa, de ponerlo en funcionamiento. Trabajamos muy bien con el Fondo”.

Indicó que el desembolso está sujeto a ciertos objetivos centrales: “La reconstitución del balance del Banco Central, la reconstitución de reservas, el ancla central como centro del balance macroeconómico y que esto nos lleve a una mejora en la inflación y a un mejor equilibrio macroeconómico”.

En la sección de preguntas de la prensa, ambos fueron consultados sobre la aprobación de la ley ómnibus que se discute en comisiones en el Congreso. Caputo consideró “la ley sienta las bases para la reconstrucción del país” y que espera que la ley pase: “No solo por el lado económico, sino por lo que está incluido en la ley y lo que significa. Es el cambio que el Presidente prometió y que lo está llevando acabo. La gente lo votó por eso”.

Por último, el par fue consultado respecto a las modificaciones de la fórmula jubilatoria incluída en la ley ómnibus. Coincidieron en que la actual fórmula establecida en 2020, que dejó atrás la de 2017 votada en el gobierno de Mauricio Macri, “es perjudicial para los jubilados” y que “lo viene siendo desde hace ya mucho tiempo”. Además, comentaron que la idea del Gobierno es “proteger a los jubilados”.

“No hay nada más que ver lo que han caído en términos reales las jubilaciones si haber mínimo, medio con bono o sin, pero han caído de 15 a 45% en los últimos cuatro años”, explicó Caputo. “Está claro que la fórmula no funciona. Al contrario de lo que quieren creer algunos, a pesar de la situación difícil que vamos a pasar en 2024, estamos queriendo proteger a los jubilados. En principio, hay que terminar con esta fórmula. Hoy ya está la discrecionalidad. La excusa que pone la oposición, que no quiere discrecionalidad, ¿qué quieren que cobren menos? Volvemos a los relatos políticos. Queremos proteger a los jubilados y no vamos a permitir que caiga su poder adquisitivo”.

Fuente: LA NACION

comentarios
0

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

campos obligatorios

LO MAS RECIENTE
Fuga de divisas y desindustrialización

27.04.2024

La visión fiscalista explica la fuga de capitales en la pérdida de confianza en la moneda local y la justifica, dice el trabajo. En oposición, explica que la fuga es resultado del modelo de valorización financiera que relega la inversión interna y el desarrollo industrial