MUNDO

Simplemente cancele los dos últimos debates. América ya ha sufrido lo suficiente

30.09.2020

El martes por la noche, millones de estadounidenses cojeando por el coronavirus , exhaustos después de un largo verano de incendios forestales y protestas por los derechos civiles, sufriendo un desempleo masivo y volviéndose cada vez más cínicos sobre el gobierno tras años de discurso político tóxico encendieron nuestros televisores para escuchar lo que los dos los hombres que competían por el cargo más alto de nuestra nación tenían que decir por sí mismos. 

¿Cuáles eran sus planes para poner fin a la pandemia y hacer que la gente volviera a trabajar? ¿Qué tal la crisis climática, o llenar el escaño de la Corte Suprema de Ruth Bader Ginsburg , o el reciente resurgimiento de la supremacía blanca militante? ¿Podría nuestro presidente actual explicar su ya notoria factura de impuestos sobre la renta de $ 750 ? El primer debate presidencial de 2020no ofreció mucha información novedosa sobre ninguno de esos temas urgentes. Sin embargo, nos dejó a muchos de nosotros con una nueva pregunta que hacernos: ¿Por qué simplemente pasamos por eso? Cualquiera sea la razón, no deberíamos volver a cometer el mismo error.

No es que el debate, que estaba programado para durar 90 minutos sin comerciales, pero terminó sangrando durante la siguiente media hora tan atrozmente como cualquier transmisión de los Oscar, produjo revelaciones impactantes. Los candidatos se desempeñaron exactamente como los expertos (y probablemente la mayoría de los laicos) predijeron. Presidente Trumpatacado e interrumpido, mostrando poca consideración por los hechos. Gritó no solo al exvicepresidente, sino también al moderador, Chris Wallace, del amado Fox News de Trump. Dirigió frecuentes críticas de su propia administración a su oponente, alegando que no era él sino Joe Biden quien tenía un historial de racismo, Joe Biden quien tenía una relación problemática con Rusia, Joe Biden cuya respuesta al COVID-19 sería catastrófico. Trump acusó a su rival moderado de adoptar una plataforma de "izquierda radical", y luego lo reprendió repetidamente por adoptar posturas que a la extrema izquierda no le agradarían . También esquivó las indagaciones sobre las mayores polémicas que lo han rodeado, desde su escepticismo respecto a la ciencia asentada del cambio climático.a sus declaraciones de impuestos recién filtradas. Respondió a una pregunta sobre si repudiaría a sus grupos supremacistas blancos al, de manera confusa, instruir a los Proud Boys neofascistas a "retroceder y mantenerse al margen". El grupo interpretó la mención como un respaldo .

Leer más: El primer debate presidencial de 2020 fue desagradable, brutal y largo

Biden empezó un poco tembloroso, como de costumbre. Pero se recuperó lo suficientemente rápido, relajándose en su personalidad estándar : el tipo decente, razonable y compasivo ofendido por la falta de decoro de Trump y desanimado por el radicalismo de todo tipo. Enfrentado a un oponente que nunca ha mostrado mucho interés en el debate de la carne y las papas, el conspicuamente preparado Biden mezcló sus recitales de hechos, cifras e ideas políticas que una vez dominaron tales eventos con respuestas igualmente ensayadas a las payasadas del presidente. Se rió entre dientes con tristeza cuando Trump hizo una acusación salvaje e hizo una mueca como si soportara un dolor mortal cuando Trump se jactó o prevaricó. En medio de tanta bravuconería, incluso las remontadas más tajantes ("Eres el peor presidente que ha tenido Estados Unidos", "Todo el mundo sabe que es un mentiroso“) Apenas registrado. Así que Biden también trató de hablar directamente a la cámara, advirtiendo a los espectadores que no confiaba en Trump para producir una vacuna COVID-19 y alentando la votación anticipada en persona. Si su insistencia en el discurso civilizado le impidió, digamos, mencionar al difunto Herman Cain cuando Trump afirmó que sus mítines de la era de la corona no habían hecho daño o cuestionar a la "policía secreta" que el presidente desplegó en Portland cuando Trump denunció el manejo de los demócratas de la ciudad. Black Lives Matter protesta, bueno, al menos evitó cualquier error importante.

 

A juzgar por sus respectivas actuaciones en debates anteriores, ambos candidatos tuvieron una noche bastante normal. Fue Wallace quien resultó ser el eslabón débil. Alternativamente tímido, levemente molesto y amistoso con uno u otro candidato, a menudo les permitió responder las preguntas que querían en lugar de las que él planteaba. Rara vez hizo un seguimiento cuando una respuesta requería más contexto. A Trump se le permitió describir la teoría crítica de la razacomo “enferma” y “racista” sin demostrar conocimiento alguno de los principios que enseña. Biden consiguió defender su credibilidad moderada diciendo cosas como "Soy el Partido Demócrata en este momento", sin dar más detalles sobre dónde y por qué divergió con sus colegas de izquierda. En más de un caso, Wallace le habló a Trump como si se dirigiera a un niño en edad preescolar, y lo convenció de que se alejara de argumentos que no dejaría de sugerir al sugerir que “Sr. Presidente, estará muy feliz ”con el siguiente tema. Rara vez se molestó en corregir una declaración engañosa.

Y así salimos del debate, nosotros, los estadounidenses cansados, tan informados o ignorantes como estábamos entrando en él. Esa frustración era de esperar. Antes del enfrentamiento, la mayoría de los analistas parecían estar de acuerdo en que sería inútil que los candidatos intentaran persuadir a los votantes indecisos. “Si una pandemia y una recesión global no pudieron cambiar fundamentalmente los números en esta carrera, es difícil creer que 90 minutos de debate televisado lo harán”, señaló el operativo demócrata Lis Smith en una entrevista con Molly Ball de TIME . "Sería más fácil encontrar un yeti nepalí en Cleveland que un votante que realmente no ha decidido entre los dos candidatos diametralmente opuestos y sus partidos políticos", escribió Lorraine Ali del LA Times.. Así que cada uno pronunció una perorata familiar en su propia base, algo que los candidatos ni siquiera necesitan estar en la misma conversación, o en la misma sala, para hacer.

Es traumático vivir en un país donde todo el mundo sufre, algunos mucho más que otros, pero la polarización política ha convertido incluso las crisis más aparentemente apolíticas en conflictos entre nosotros y ellos . Al final, todo el tête-à-tête logrado el martes fue verter sal fresca sobre las heridas supurantes. Y con eso en mente, cancelar los dos debates finales del ciclo electoral de 2020 —debates que parecen más propensos a crear confusión que a disiparla — suena como la única opción humana. Las redes podrían llenar el tiempo con cartillas verificadas por hechos sobre los temas, o información crucial sobre cómo ejercer nuestros derechos de voto, o reposiciones de Scandal . Casi cualquier cosa sería más útil para preservar nuestra democracia que lo que acabamos de presenciar.

Fuente: TIME

comentarios
0

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

campos obligatorios

ZONA VIDEO
Ingresá a nuestro canal de YouTube para acceder a la más completa selección de noticias en video.
encuesta

Cómo ve usted la cuarentena en su ciudad

RESULTADOS
LO MAS RECIENTE
«Se informan Cuatro decesos en la provincia y 49 nuevos casos +COVID»

26.11.2020

Son 49 casos positivos en total en Tierra del Fuego. En la ciudad de Ushuaia se detectaron 22 casos, 27 casos en Rio Grande y 00 caso positivos de COVID-19 en la ciudad de Tolhuin. Lamentablemente se notificaron CUATRO (04) decesos en la provincia. En la ciudad de Ushuaia un hombre de 70 años de edad y dos mujeres de 88 y 54 años murieron. Se informo que en la ciudad de Rio Grande un hombre de 75 años de edad.

Fundación YPF brindará programas educativos.

25.11.2020

El Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la provincia de Tierra del Fuego AeIAS, firmó un convenio con la Fundación YPF con el fin de consolidar el trabajo que se viene realizando a través de los programas educativos para estudiantes y docentes de primaria, secundaria, universidad y capacitación técnica.