MUNDO

Cómo la retórica y el silencio de Bolsonaro avivaron el asalto a Brasil

09.01.2023

El intento de golpe de estado en Brasilia fue provocado por seguidores del ex presidente. Las manifestaciones que generaron un clima hostil hacia las instituciones democráticas

Cómo la retórica y el silencio de Bolsonaro avivaron el asalto a Brasil
El intento de golpe de estado en Brasilia fue provocado por seguidores del ex presidente. Las manifestaciones que generaron un clima hostil hacia las instituciones democráticas

RÍO DE JANEIRO - Durante más de cuatro años, la más fundamental de las preguntas se ha cernido sobre Brasil: ¿Sobreviviría su joven democracia a la presidencia de Jair Bolsonaro?

El país más grande de América Latina se embarcó en lo que equivalió a una prueba de su fortaleza democrática en 2018 cuando eligió al ex capitán del ejército que lamentó abiertamente el colapso de la dictadura militar del país, amenazó una vez con reinstalar su gobierno en el primer día de su presidencia y buscó en todo momento sembrar dudas en las elecciones.

Durante su mandato, hizo poco por suavizar su belicosidad. Advirtió de una “ruptura” del gobierno como la del golpe militar de 1964. Si perdiera su candidatura a la reelección, dijo, sólo podría ser por fraude, y Brasil “tendría problemas peores” que los que tuvo Estados Unidos el 6 de enero de 2021, cuando una turba de partidarios de Donald Trump asaltó el Capitolio estadounidense.

Su hijo Eduardo, diputado federal, advirtió una vez que “llegará un momento en que la situación será la misma que en los años 60.”

Para muchos brasileños, la tarde del domingo fue la llegada de ese momento, cuando los partidarios de Bolsonaro asediaron los tres pilares del gobierno federal -el palacio presidencial, la corte suprema y el congreso- paralizando de golpe la democracia aquí. Las escenas de humo y violencia fueron a la vez impactantes y predecibles, la trágica realización de una profecía que Bolsonaro ha pronunciado repetidamente para movilizar a su base y aterrorizar a sus adversarios.

Si me apartan del poder, ha insinuado a menudo, vendrá la violencia.

“Bolsonaro y la familia Bolsonaro han hablado durante años de atacar a la Corte Suprema”, dijo Esther Solano, socióloga de la Universidad Federal de São Paulo que estudia a los partidarios del presidente. “Luego, en el último año, han dicho que no respetarían los resultados electorales. Y en los últimos meses, la retórica insurreccionalista de Bolsonaro y los suyos cobró aún más fuerza.”

Bolsonaro ha dicho poco públicamente desde su derrota ante Luiz Inácio Lula da Silva en octubre. Se negó a conceder, o para disuadir a los partidarios que han acampado fuera de las instalaciones militares pidiendo un golpe de Estado para mantenerlo en el poder.

Pidió a los manifestantes que dejaran de perturbar el comercio bloqueando carreteras y condenó la violencia dirigida a anular el resultado de las elecciones. Sin embargo, al igual que Trump, no asistió a la toma de posesión de Lula el 1 de enero y se fugó a Florida para alojarse en la mansión de Orlando de un luchador de MMA.

En una lacrimógena despedida antes de su partida, calificó de injusto el resultado de las elecciones. Ahora, en su repentina ausencia, sus partidarios más radicales han llevado su retórica hasta su conclusión lógica, aunque violenta.

“Era de esperar”, afirma Alexandre Bandeira, analista político en Brasilia. “Era una bomba de relojería. Los partidarios de Bolsonaro han decidido repetir la lamentable imagen para el mundo entero de la invasión del Capitolio.”

Bolsonaro condenó la violencia en Brasilia el domingo - y encontró una manera de criticar a sus adversarios.

“Las manifestaciones pacíficas, por ley, son parte de la democracia”, tuiteó, horas después del inicio del asalto. “Sin embargo, depredaciones e invasiones de edificios públicos como las ocurridas hoy, así como las practicadas por la izquierda en 2013 y 2017, estuvieron fuera de la ley”.

Desde los primeros días de su presidencia, coqueteó con los miembros más extremistas de su base - un segmento de la población que ve tal decrepitud en la sociedad brasileña y en las estructuras políticas que sólo puede ser limpiada con el instrumento contundente de la fuerza militar. Consideran los años de la dictadura militar, que torturó y asesinó a opositores, como una época dorada en Brasil, cuando la sociedad estaba libre de corrupción y crimen.

Encontraron un campeón en Bolsonaro, que había colgado fotos de los líderes del régimen en su oficina del Congreso y se lamentaba de que no hubiera matado a más gente cuando tuvo la oportunidad. Tras su llegada al poder, le pidieron repetidamente que eliminara todas las restricciones a su autoridad y restableciera el régimen militar. Él alentó e inflamó sus protestas atendiéndolas.

A medida que su administración acumulaba problemas -corrupción, un brote paralizante de coronavirus que mató a casi 700.000 brasileños, investigaciones del tribunal supremo sobre sus aliados más cercanos-, volvía una y otra vez al abrazo de sus partidarios marginales. Amenazó a los otros poderes del Estado y conjuró el espectro de la intervención militar si otros amenazaban su control del poder.

“Tenemos al pueblo de nuestro lado, y las fuerzas armadas están del lado del pueblo”, dijo en marzo de 2020.

Y luego, fijó las apuestas.

“La paciencia del pueblo se ha agotado”, declaró en septiembre de 2021. “Quiero decirles a los que quieren hacerme inelegible en Brasil: Sólo Dios me saca del poder. Hay tres opciones para mí: la cárcel, la muerte o la victoria. Y les digo a los canallas: ¡Nunca seré encarcelado!”.

A medida que se acercaban las elecciones, y con las encuestas mostrándole muy por detrás de Lula, Bolsonaro volvió a recurrir a la retórica violenta. Describió las elecciones como una lucha de época entre el bien y el mal. Advirtió que fuerzas malévolas estaban preparadas para robar las elecciones al pueblo brasileño. Dijo que Lula provocaría la ruina del país.

“Hay un nuevo tipo de ladrón, los que quieren robar nuestra libertad”, dijo Bolsonaro en junio. “Si es necesario, iremos a la guerra”.

Luego, cuando terminaron las elecciones y Lula fue declarado ganador, el interminablemente locuaz Bolsonaro hizo algo sorprendente: Mantuvo la boca cerrada. Hizo poco por impugnar los resultados de las elecciones. Hizo una breve aparición dos días después de la votación, reconociendo su decepción pero negándose a admitirlo. Su jefe de gabinete dio entonces un paso al frente para decir que el presidente le había autorizado a supervisar una transición.

 

Bolsonaro se refugió en el palacio presidencial durante semanas, al parecer abatido por su derrota, antes de abandonar el país cuando Lula se disponía a asumir el poder.

En ese silencio, dicen los analistas, los miembros más radicales de la base de Bolsonaro se han afianzado. Cerraron carreteras. Acamparon frente a bases militares, pidiendo a los comandantes que dieran un golpe para mantenerlo en el poder.

En Brasilia, atacaron una comisaría tras la detención de uno de sus miembros. Un bolsonarista radicalizado, llamado George Washington de Oliveira, fue detenido y acusado de colocar una bomba armada debajo de un autobús en el aeropuerto de Brasilia. En una declaración a la policía, dijo que quería “iniciar el caos” que llevaría a una intervención militar.

A pesar de todo, Bolsonaro guardó silencio.

“Su silencio fue terrible”, dijo Jairo Nicolau, politólogo del instituto de investigación Fundação Getulio Vargas. “Señaló a una parte de sus seguidores que son más ideológicos que él los está apoyando, que están haciendo lo que su gran jefe no puede hacer”.

“Su silencio fue la gran chispa que encendió las protestas que se están produciendo ahora”.

Fuente: INFOBAE

comentarios
0

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

campos obligatorios

LO MAS RECIENTE
Nueva interna en el Gobierno: Wado de Pedro cuestionó a Alberto Fernández por excluirlo de una reunión de Lula con organismos de DDHH

26.01.2023

Se reaviva la rivalidad en el oficialismo en la previa del cierre de listas. El ministro que responde a Cristina Kirchner se mostró “dolido” con la actitud del Presidente y lo atribuyó a la interna electoral. En la Casa Rosada aseguraron que no era un encuentro con funcionarios y que sí había sido invitado a la declaración conjunta junto a sus pares