DIALOGO ECUMENICO Y RELIGIOSO

La Luz Resplandeciente De La Fe - 30 De Enero De 2021

30.01.2021

Hb 11,1-2.8-19 

La fe es garantía de lo que se espera y prueba de lo que no se ve. Por ella fueron alabados todos nuestros mayores. Por la fe, Abrahán, al ser llamado por Dios, obedeció y salió para el lugar que había de recibir en herencia. Además, salió sin saber a dónde iba. Por la fe, peregrinó hacia la Tierra prometida como extranjero, habitando en tiendas, lo mismo que Isaac y Jacob, coherederos de las mismas promesas. Es que Abrahán esperaba la ciudad asentada sobre cimientos, cuyo arquitecto y constructor es Dios.

 

Por la fe, también Sara recibió vigor para ser madre, aunque estaba fuera de la edad apropiada, pues consideró digno de fe al que le hacía la promesa. Por lo cual, también de uno solo y ya marcado por la cercana muerte, nacieron hijos, numerosos como las estrellas del cielo, incontables como la arena de las playas. En la fe murieron todos ellos, sin haber conseguido el objeto de las promesas. Las vieron y las saludaron desde lejos, confesando que eran peregrinos y forasteros sobre la tierra. Los que así hablan, claramente dan a entender que van en busca de una patria, pues, si pensaban en la que habían abandonado, podían volver a ella. Por el contrario, aspiraban a una mejor, a la celestial. Por eso Dios no se avergüenza de ser llamado su Dios, pues les tenía preparada una ciudad. Por la fe, Abrahán, sometido a la prueba, ofreció a Isaac como ofrenda. Él, que había recibido las promesas, ofrecía a su único hijo, respecto del cual se le había dicho: ‘Por Isaac tendrás descendencia.’ Pero Abrahán pensó que Dios tiene poder hasta para resucitar de entre los muertos, de donde en cierto sentido recobró a Isaac.

Todos conocemos aquellas palabras del Señor de que la fe puede mover montañas (cf. Mt 17,20). Una y otra vez el evangelio nos habla de la fe (cf. p.ej. Mc 5,34), y a veces también nos llama la atención por la falta de fe (cf. p.ej. Mt 16,8), que se interpone y no permite que Dios despliegue toda Su providencia y amor para con nosotros, o impide que Él se manifieste a través de milagros.

Por el lado contrario, tenemos testimonios de una gran fe en los cuales Dios se glorifica a Sí mismo.

Si incluso los discípulos, que caminaban tan cerca de Jesús, le pidieron que aumentase su fe (cf. Lc 17,5), entonces a menudo tampoco para nosotros es tan natural creer. No me refiero a la fe en la verdad del evangelio a nivel general; sino a su aplicación concreta en las respectivas situaciones de vida; a la firme confianza en la presencia y en el auxilio de Dios, quien sabrá llevar a buen término todas las cosas.

La primera frase de la lectura de hoy nos da una clave para entender por qué a veces resulta difícil creer: “La fe es garantía de lo que se espera y prueba de lo que no se ve.”

No siempre nos es fácil no dar el primer lugar a las seguridades que nos ofrece el mundo visible y tangible. Así, fácilmente se habla de “realismo”, y se cree haber alcanzado una visión en la que se puede confiar. Uno regula y planifica todas las cosas por sí mismo y considera la razón como la “estrella guía”. Pero entonces nos movemos sobre todo en el campo del mundo visible. Y cuando surgen cuestiones que tocan el mundo invisible y no están dentro de lo seguro y calculable, se desvanece la lógica de explicación acostumbrada y uno queda bastante desorientado.

Por eso, hace falta otra “estrella guía”: Se trata de una visión de fe, en la cual el entendimiento ocupa el lugar que le corresponde y requiere ser iluminado por la fe. La fe, como virtud teologal, nos conecta directamente con Dios y también empieza a desvelarnos el mundo invisible.

La fe es la luz más clara en este mundo, que sólo podrá ser superada en la eternidad, donde se goza de la visión directa de Dios. Aunque San Pablo afirme que ahora, en este mundo, “vemos como a través de un espejo, de forma borrosa” (1Cor 13,12); la fe sigue siendo una clara luz que resplandece en la oscuridad.

Fijémonos en Abrahán: “Por la fe, Abrahán, al ser llamado por Dios, obedeció y salió para el lugar que había de recibir en herencia. Además, salió sin saber a dónde iba.”

Vemos que aquí la razón llega a sus límites; o, mejor dicho, tendríamos que hablar de una razón iluminada por la fe, que sabe que si Dios pide algo, Él ha pensado en todo lo que será necesario, porque es nuestro Padre amoroso, aunque no pueda entenderlo.

A través de la fe, Dios puede realizar con nosotros Sus planes de salvación de forma concreta. La fe es, por así decir, el puente que Dios escoge para darnos a conocer el mundo invisible, Su presencia, Su Ser, Su actuar… Es Dios mismo quien despierta en nosotros la fe, y con cada acto de fe que hagamos, Él puede manifestar más concretamente Su presencia y Su actuar. De esta manera, se nos vuelve natural vivir y actuar en la fe.

Abrahán siguió el llamado de Dios, porque creía y confiaba en Él, hasta el punto de estar dispuesto a sacrificar a su hijo; algo que puede estremecernos. Y recordemos también a Santa Inés, a quien conocimos mejor a través de la audionovela de Harpa Dei. Incluso en el momento de ser llevada al burdel, ella se aferró a Dios en la fe y Él la preservó de la deshonra.

Entonces, podemos estar seguros “de lo que esperamos” y convencidos “de lo que no vemos”, porque confiamos en Dios y en Su bondad. No se trata de un sueño irreal, ni de seguir nuestras propias ilusiones y deseos, pretendiendo que Dios nos los cumpla; sino que es un realismo creyente.

Si sabemos que Dios es nuestro bondadoso Padre, podemos abandonarnos en Él en todo. Éste será un “santo realismo”, que también es accesible para nuestra razón. Así, aprendemos a entender nuestra vida desde la perspectiva de Dios y a percibir Su guía, que se nos volverá natural en la medida en que crezca nuestra fe, y abarcará tanto el mundo visible como el invisible.

Este camino exige que apoyemos toda nuestra vida en Dios; que Él sea nuestra seguridad, mucho más allá de todas las pasajeras y supuestas seguridades terrenales. La fe vive de Dios, y esto es muy reconfortante. Se van desvaneciendo las seguridades que nosotros mismos, con miedos y a veces tensiones, nos creamos en nuestra vida. En lugar de ello, surge una gran confianza, que puede llegar a ser tan invencible como lo fue en Abrahán o en nuestra Santa Inés. Precisamente en estos tiempos apocalípticos deberíamos pedir una fe tal. Así, nos mantendremos firmes en la certeza de que el Señor lleva todas las cosas a buen término, aun si nosotros mismos no seamos capaces de verlo así.

Fuente: es.elijamission.net

comentarios
0

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

campos obligatorios

ZONA VIDEO
Ingresá a nuestro canal de YouTube para acceder a la más completa selección de noticias en video.
encuesta

Cómo ve usted la cuarentena en su ciudad

RESULTADOS
LO MAS RECIENTE
River Plate golea a Racing y se consagra campeón de la Liga Profesional

25.11.2021

Llegó el día. La consagración está a la vuelta de la esquina. O en el mismísimo Monumental. Esta noche River Plate puede festejar su título número 37 como campeón del fútbol argentino con solo empatar ante Racing en Núñez, en el compromiso correspondiente a la vigesimosegunda fecha de la Liga Profesional.

El auto eléctrico nacional ya está en fase de producción en la planta de Coradir, en San Luis

25.11.2021

Todo comenzó hace más de dos años, cuando Coradir, una empresa puntana especialista en la fabricación de baterías para productos tecnológicos, anunció que después de un tiempo de buscar un socio automotriz para el lanzamiento de un vehículo de pasajeros, ponía manos a la obra para hacerlo por su cuenta. Así, en poco tiempo, comenzó un proyecto que hoy es realidad.