POLÍTICA NACIONAL

Un escándalo que Macri no pudo ocultar

19.02.2018

El macrista que omitió declarar que tenía un depósito de más de un millón de dólares en Andorra dejó su cargo de subsecretario general de la Presidencia. Hoy había sido denunciado ante la Justicia por por lavado de activos y omisión maliciosa en la presentación de su declaración jurada. Hasta los dirigentes del radicalismo y la Coalición Cívica, socios del PRO, exigían que abandonara su puesto.

Jaqueado por el escándalo que se desató a partir de la revelación de que había ocultado 1,2 millón de pesos en Andorra, Valentín Díaz Gilligan dejó su cargo de subsecretario general de la Presidencia. El funcionario había sido defendido en primera instancia por el Gobierno, pero luego hasta los dirigentes del radicalismo y la Coalición Cívica –socios del PRO- plantearon que debía apartarse de su puesto. Además, en las últimas horas había sido denunciado ante la Justicia por lavado de dinero y omisión maliciosa en la presentación de su declaración jurada. Mauricio Macri finalmente le soltó la mano.

 

Díaz Gilligan quedó en el ojo de la tormenta luego de que el diario español El País revelara que ocultó un depósito de más de un millón de dólares en la Banca Privada d’Andorra. La cuenta en esa entidad bancaria estaba a nombre de la firma Line Action, dedicada a la compra y venta de jugadores, radicada en Inglaterra pero perteneciente en un 100 por ciento a empresa panameña denominada Nashville North Inc, de la cual el macrista fue director hasta 2014.

El saliente subsecretario general de la Presidencia no desmintió la información. Atribuyó la offshore a su relación de amistad con el empresario uruguayo Paco Casal. "Casal tenía problemas en su país y me pidió el favor. Tenía un juicio con el fisco que ganó y no podía figurar. Confiaba en él. La plata nunca fue mía. Además, yo no ejercía entonces cargo público. Era asesor y facturaba como autónomo", fue la primera explicación de Díaz Gilligan al mismo periódico español. Luego diría que él nunca obtuvo rédito de esa plata y anunció que se presentaría ante la Oficina Anticorrupción para aclarar su situación.

La decisión de recurrir al organismo conducido por Laura Alonso formó parte de la estrategia inicial de apoyo al funcionario caido en desgracia que armó el Gobierno. En ese marco, Díaz Gilligan recibió primero el apoyo de su inmediato superior, el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis. “No tiene ninguna empresa offshore ni nada que se le parezca, sino que asesoró a distintas compañías argentinas y extranjeras, y ésta es una de ellas”, dijo De Andreis el viernes en Chapadmal, donde horas más tarde el propio Macri defendió a Díaz Gilligan y dijo que se presentaría toda la documentación para dar las explicaciones del caso.

En fin de semana salió a apoyar a Díaz Gilligan el jefe de Gabinete, Marcos Peña, pero también empezaron a oírse voces dentro de la alianza gobernante que advertían que por la situación en la que estaba el funcionario no debía continuar en funciones. Desde el radicalismo Mario Negri, jefe del interbloque de Cambiemos en la Cámara de Diputados, declaró que “debería pedir su separación del cargo, ir a la Justicia y aclarar su proceder” y agregó: “No hay que incomodar al Gobierno, sino ayudarlo”, advirtió.

Fuente: Pagina/12

comentarios
0

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

campos obligatorios

LO MAS RECIENTE
Fuga de divisas y desindustrialización

27.04.2024

La visión fiscalista explica la fuga de capitales en la pérdida de confianza en la moneda local y la justifica, dice el trabajo. En oposición, explica que la fuga es resultado del modelo de valorización financiera que relega la inversión interna y el desarrollo industrial